Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

lunes, 26 de junio de 2017

Reseña Nº 164: La espada infinita "El despertar"

La espada infinita "El despertar" (2011)

elige-un-libro
Brandon Sanderson
Ediciones B (2013)
Nova
176 Páginas


Lantimor no es un continente, apenas es una isla, pero una bastante grande. Necesitas un par de meses para recorrerla de un lado a otro. Tiene una geografía tal, que permite el desarrollo de enormes cavernas. Dentro de una de ellas, se estableció un pequeño pueblo minero llamado Drem´s Maw. Así, como todos los pueblos de Lantimor, debían pagar elevados impuestos al gobernante supremo de la isla: El Rey Dios, el cual es inmortal, y se mantiene a la cabeza del Reino, debido a su destreza con la espada, ya que hay siete inmortales más que intentan acabar con él.

"El rey Dios es apenas uno de los muchos que se nombran a sí mismos Inmortales. Están más allá de la muerte. No necesitan comida ni agua para vivir. Carecen de edad y sus cuerpos se sanan si son heridos". Pág. 43.

En Drem´s Maw hay una tradición. La única forma en que pueden manifestarse contra la opresión del Rey Dios es, escondiendo y protegiendo a una familia, de la cual, nace un guerrero en cada generación, que luego de prepararse durante toda su vida, se dirigirá a pelear mano a mano contra el tirano inmortal. Lo cual, es una locura, porque ningún mortal podría acabar con el Rey Dios, pero bastaba enviar a ese "sacrificio" para mostrar que el pueblo no estaba completamente sometido.

"Lo habían llamado el sacrificio. Era su manera de contraatacar. El único modo". Pág. 13.

Siris, es el sacrificio de esta historia, se preparó con rigurosidad, entrenó duro y se privó de todo lo bueno de la vida para cumplir con su destino. No conoció más que los alrededores de su pueblo, y la única vez que salió de él, fue para enfrentarse al Rey Dios para morir peleando con honor.
La sorpresa fue grande cuando Siris volvió de la pelea vivo, y con la espada del Rey Dios en la mano, la espada infinita: lo había derrotado.

"El sacrificio no necesitaba ganar. No se esperaba que ganara. No se suponía que fuera capaz de ganar". Pág. 14

Tantos años de esclavitud, han condicionado al pueblo y temen a la libertad, razón por la cual, Siris, decide alejarse de Drem´s Maw para evitar que los inmortales les hagan daño por buscarlo a él y a la espada infinita.

"No querían que ganase"... "Tienen miedo. Hablan de libertad, pero no saben qué hacer con ella". Págs. 17-18.

Ahora Siris es libre, su vida carece de un objetivo, triunfó para lo que se entrenó toda su vida. ¿Y, ahora qué? Le preocupa la espada, al parecer tiene un poder que supera sus conocimientos, y en manos de cualquier inmortal podría ser peligrosa. Existe una leyenda, sobre la espada y su creador "El hacedor de secretos", enemigo de los inmortales. Así, inicia un camino en donde conoce a una extraña y misteriosa mujer llamada Isa", junto a la cual, comienza a dilucidar los secretos de la espada infinita y de su propia existencia, ya que Siris, no sabe que su triunfo, encierra más de un misterio, incluyendo a la enigmática tecnología que rodea a los inmortales.

"Quizás en ellos no hay nada de especial salvo el conocimiento. Saben cosas, como la manera de hacer funcionar los anillos o de manipular a los demás". Pág. 111.

Sí, porque en medio de un ambiente clásico de fantasía épica, resalta una extraña tecnología representada por objetos simples, como anillos y espejos, cuyo funcionamiento se acerca más a la tecnología de nuestra época. Es en ellos donde Sanderson comienza a aplicar las reglas de su magia. Al ser utilizados, le otorgan un poder al usuario, pero a cambio, hay una consecuencia; los poderes no vienen de la nada. El autor nuevamente hace gala de un sistema de magia dura, donde el personaje principal debe ir descubriendo su funcionamiento para poder utilizarla.

Tiene mucho mérito lo que hace Sanderson, porque la base de esta historia no es creada por él, es de un videojuego. Fue elegido para extender la historia de Infinity Blade: Awakening, un juego de acción, y lo logra con bastante éxito, porque no es una obra que describa textual la experiencia que vive el jugador, al contrario, parte desde el final del juego y, utilizando los elementos de éste, crea una historia corta, con el sello personal de Brandon Sanderson, una buena narración y un sistema de magia dura.

Siempre he creído que los buenos autores se ponen a prueba en novelas cortas, es ahí donde deben buscar el equilibrio, entre la extensión de la historia, la profundidad de los personajes y la descripción del entorno. Sanderson es un excelente narrador, pero depende de sus sistemas mágicos para entretejer la trama, ya que siempre consigue que la magia sea un personaje más y, siempre, gracias a ella, sus historias dan buenos giros argumentales.

Entonces, como les contaba, lo primero que hace, es insertar su sistema mágico, y, a partir de ese sistema, mueve a los personajes. Va revelando las características de esa magia poco a poco, es un camino de descubrimiento para el personaje principal y, a través de él, para el lector.

Encontrar el equilibrio perfecto en un relato tan corto, es muy difícil, siempre queda algo con poco desarrollo. En este caso, el autor sacrifica la ambientación, toda descripción del paisaje es muy reducida y básica, lo justo y necesario.
Para evitar la poca profundidad en los personajes, utilizó una técnica muy interesante. Primero, redujo la cantidad de secundarios y sus apariciones. Segundo, tomó a los dos protagonistas y los hizo recorrer un camino juntos durante toda la historia, para poder desarrollar una relación creíble entre ellos y al mismo tiempo profundizar en sus vidas y recuerdos. En Siris, es donde se enfoca más, ya que Isa guarda algunos misterios que, supongo, serán parte importante del segundo libro. Ocupó hasta la última página para desarrollar un nexo entre Isa y Siris; creo que lo consiguió de muy buena manera.

La historia me resultó muy entretenida, porque siempre se están haciendo descubrimientos interesantes sobre los inmortales y su tecnología. Además, hay mucha acción, mano a mano, espada a espada, con transiciones muy rápidas, sin rodeos; entretención pura. Y, lo acompaña con una narración muy amena, hay muchas bromas e ironías entre los protagonistas. Isa es muy lista y sarcástica; tiene mundo. Mientras Siris, es un tipo demasiado inocente y disciplinado, que pasó toda su vida entrenando sin enterarse de nada del mundo exterior. Ese contraste entre personajes siempre da muy buenos resultados, y Sanderson lo supo aprovechar en muy pocas páginas.

Para leer el libro no es necesario conocer el juego. La historia está hecha para que el lector se entere de todos los detalles necesarios. Tampoco cuenta con un larga introducción. Todas las explicaciones se desarrollan a lo largo del libro, en los momentos indicados.

El libro no es una maravilla literaria, pero cumple su objetivo: entretener. Hay que ser un diestro narrador para lograr una historia así en tan pocas páginas. Yo me lo leí en una tarde y no me podía despegar de las páginas. Quedé con muchas ganas de leer la continuación, porque este libro tiene un final abierto muy interesante, que revela una situación que se puede anticipar a lo largo de la historia, no es algo que me sorprendiera, pero me pareció muy original.

Muchas gracias a Ediciones B Chile por el envío del ejemplar

Ricardo Carrión
Administrador del blog


viernes, 23 de junio de 2017

Reseña Nº 163: Quién de nosotros

Quién de nosotros (1953)

benedetti
Mario Benedetti (1920 - 2009)
109 Páginas
Narrativa Hispanoamericana.


Quién de nosotros es la primera novela publicada por el escritor uruguayo Mario Benedetti. En ella, relata la historia de tres personajes que viven un triángulo amoroso: Marcelo, Alicia y Lucas

A lo largo del libro se puede apreciar la evolución de la relación de dichos personajes. Desde muy jóvenes, Alicia y Marcelo se enamoran. Su relación comienza en los días en que iban a la escuela, en donde aprovechaban la soledad de los largos paseos que daban juntos de regreso a sus casas luego de las clases. Se podría decir que era una relación consolidada, con la típicas licencias e inocencias del amor adolescente. Hasta que un día llega un alumno nuevo: Lucas.

La amistad entre Marcelo y Lucas crece inmediatamente, pero Marcelo siempre está acompañado de Alicia. Se produce así, un encuentro forzoso y constante entre ellos, propiciado por Marcelo. Desde aquellos tiempos, el triángulo queda establecido; se genera por una suerte de permisibilidad mutua, a veces consciente y a veces no.

La historia está narrada en los momentos finales de este triángulo, en la etapa adulta de los protagonistas. Cuando ya las situaciones no pueden tolerarse, y se dejan de engañar a sí mismos y entre ellos. Aceptan la existencia del triángulo, y se dejan arrastrar por la fuerza emotiva que vienen arrastrando desde los tiempos de la escuela.

"Pero ella y yo somos indudablemente otra combinación y precisamos hablar. Para nosotros no existe la protección del silencio". 

Han pasado once años desde el matrimonio de Alicia y Marcelo. Él decide escribir una suerte de diario confesando sus verdaderos sentimientos a Alicia. Pero Alicia ya lo sabe, y al mismo tiempo prepara una carta; estás acciones provocan que Lucas también escriba su propia historia.

"Lo peor de todo es que no siento odio. El odio sería para mí una salvación y a veces lo hecho de menos como una antípoda de la felicidad".

Cada personaje relata desde su punto de vista su participación en estos encuentros y desencuentros de amor y desamor. Le dan la estructura al libro. Primero Marcelo, utilizando el estilo del diario de vida, sin emplear fechas, pero valiéndose de una especie de constancia, anota todos y cada uno de sus sentimientos referentes a Alicia y Lucas, remontándose incluso al lejano pasado, contando datos de su infancia, sus días con Alicia y Lucas en la escuela, hasta los momentos críticos de su matrimonio.
La segunda en mostrar su punto de vista es Alicia, la cual utiliza el formato epistolar para sacar eso que lleva doliéndole tanto tiempo en el alma. Le escribe una Carta a su esposo, que de alguna forma termina por confirmar algunas teorías de Marcelo, y de derrumbar otras. Finalmente, la tercera parte del libro, se materializa con un relato de Lucas. Él es cuentista, así que aborda la narración de su historia en ese formato. Toca el tema de su relación con Alicia y Marcelo, disfrazándolos como personajes de un cuento, para terminar de mostrar la última cara de este triángulo amoroso.

"Pensándolo mejor, tal vez sea ésta una buena ocasión para narrarlo todo. Desde este presente que ahora me revela antiguos deseos y, lo que es mucho peor, antiguas carencias de deseos".

Y es la narración de Marcelo, la más extensa, y la que me pareció más interesante. Es el personaje clave. A través de sus escritos nos pone en escena, nos presenta todos los personajes, y el contenido y limitado universo que utiliza Benedetti en esta historia. Porque el escritor uruguayo se olvida del mundo exterior, del mundo físico, para profundizar en la compleja gama de sentimientos de los protagonistas; en su mundo emotivo. La personalidad de Marcelo es muy interesante, ya que su forma de ser, genera interés y repulsión al mismo tiempo, es el personaje que mantiene la cohesión en el triángulo amoroso, lo permite a la vez que lo odia. Es una persona frustrada, derrotada y vencida. No lucha ni pelea por sus objetivos, se hace a un lado y se transforma en espectador.

"El cielo gris, cercano, que difunde mi ventana, es -también él- un mediocre, un cielo sin Dios y sin sol, una excelsa chatarra que nunca me impresiona. El otro cielo, brillante, luminoso, el de las ansias de vivir y las películas en tecnicolor, es una falsa alarma. Mi cielo es éste y debo aprovecharlo". 

"Lo único que excede en mí la vulgaridad es justamente eso que pude ser, y que no soy." 

"Lo que pude haber sido ya no vale. Nadie acepta esa moneda; yo tampoco".

Esta permisibilidad del personaje, disfrazada de pesimismo, es el impulsor de toda la novela. Ya que no hablamos de un triángulo amoroso estático, sino completamente móvil; un personaje entra y el otro se aparta, y así sucesivamente, sin importar las barreras temporales, es un constante tú y yo, él y yo. Un círculo vicioso perfecto, que no puede parar de girar, porque es alimentado por la tormentosa confusión del sentimiento humano, donde predominan la amistad y la soledad. En tan pocas páginas, Benedetti nos entrega una novela de esas que no tienen final, aunque lo aparente.

Es fundamental el primer punto de vista de Marcelo, porque nos dibuja en borrador las otras dos aristas del problema geométrico. Las cuales toman una forma definitiva gracias a sus propias narraciones. Así, desde el equivocado punto de vista de Marcelo, podemos captar, gracias al contraste, la verdadera esencia de Alicia y Lucas.

"Alicia descansaba de sus arduas discusiones con Lucas para mirarme con una ternura inmóvil, que estaba en los alrededores del amor".

Hay muy pocas descripciones físicas, de hecho, los personajes, están tan bien construidos en base a la forma en que enfrentan la vida y el amor, que es fácil ponerle rostros y gestos. En pocas páginas ya están dentro de ti, sabes cómo se mueven y comportan. Está hecho de forma tan delicada y sutil que no te das cuenta.

"Lo cierto es que la vida desde el principio me sacó ventajas y yo no he podido no podré jamás recuperar el terreno perdido".

Es tal la genialidad de Benedetti, que evoca la forma triangular en toda la novela. Las tres aristas nunca están equilibradas, de forma que siempre se buscan, y el hecho de buscar el equilibrio mantiene firme la estructura. Eso lo hace notar en las tres formas diferentes de narración: diario de vida, carta, cuento. Formatos que solo pueden tener sentido si el primero se une al segundo; para luego el segundo dejar al primero y unirse al tercero, el cual encuentra sus orígines en el primero. Las narraciones, las temáticas y los personajes, tanto dentro de la historia como fuera de ella, vistos como simples elementos novelescos, se necesitan, y se buscan, creando esa sinergia que la da a la historia esa perfección estilística que muchas veces pasa desapercibida por la preciosa prosa poética del autor. Muchos se ciegan por la intensidad con la que Benedetti hace navegar al lector por las profundas aguas de la emotividad humana, y no aprecian la estructura artística de la novela.

"Así como en las relaciones del hombre y la mujer, la pasión, la simple atracción sexual, desvirtúan, confunden, y transforman el verdadero afecto."

Aquí no hay solamente una capacidad del autor de saber sacar a flote los sentimientos del lector a través de sus personajes, también hay una estrategia narrativa en donde el número tres toma un protagonismo como cifra mágica, al igual que en la metamorfosis de Kafka. Por eso a muchas personas les parece que les falta algo al final, sienten que les faltó más, pero lo que falta, siempre ha estado allí, porque el triángulo no está roto, aunque lo aparente. Nunca estará roto.

"Ellos, en cambio, no se querían; se necesitaban. Y la situación terminaba por humillar el amor y la amistad que me inspiraban".

En este pequeño y breve libro de Benedetti, es capaz de mostrar toda su faceta de artista. Hay arte en la forma adecuada en que coloca la palabras, para que las oraciones sean melodiosas y certeras; hay arte en cómo cada un de las tres narraciones sostiene las estructura del relato; hay arte en como están posisionadas las temáticas emotivas para darle movimiento al triángulo amoroso. En su conjunto, este libro, es un precioso cuadro de esos que deberían estar colgados en un museo para que todos el mundo lo viera. Benedetti no tiene esa prosa rupturista de Cortázar, él es más sutil, pero igual de ingenioso.

"Yo no podía creerme en la gloria, porque estaba convencido de que enamorarse era más que una espontánea simpatía, algo más que mi ferviente deseo de su presencia". 
En esta ocasión, quiero agradecer por la fotografía a una amiga de Twitter: @larunego 
Ella me permitió usar la fotografía de su libro, que es bastante antiguo, y por lo mismo me encanta. 

Espero que se animen a leer más a Benedetti y a muchos de los escritores latinoamericanos, son todos grandiosos y son nuestros. 

Ricardo Carrión 
Administrador del blog.


domingo, 18 de junio de 2017

¿No tienes tiempo para leer?

Mis reflexiones: ¿No tienes tiempo para leer?


No, no es culpa de la TV. Pero la imagen me parecía ideal para captar la atención de todos jaja.

Yo, siempre estoy leyendo, ando con mis libros para todos lados. Esto ocasiona que la gente me haga alguno que otro comentario. Uno de los que más se repite es: "Me encantaría tener tiempo para leer". 

Muchos creen que los que amamos la lectura, nos creemos superiores o algo así, como si leer fuera un superpoder. De hecho, creen que los estamos obligando a leer cuando recomendamos libros. No todos tienen que leer, no todos deben ser fanáticos de la lectura. Porque leer es un afición que implica placer y felicidad, y hay miles de otras cosas que nos pueden proporcionar dichas satisfacciones. Lo que intentamos hacer, los que  promovemos la lectura, es algo muy diferente: motivar al que sí tiene la intención de leer, ayudándolo a descubrir su amor por la lectura. 
Hay mucha gente que tiene la intención y que quiere probar. Muchos "Me encantaría tener tiempo para leer" podrían transformarse realmente en lectores. 

El problema es que ya tienen rutinas establecidas, y nunca han incorporado la lectura a ellas. La mayoría trabaja y estudia, su mundo gira en torno a eso y, a partir de ello, estructuran su vida. Luego, el tiempo que les sobra, lo reparten en sus quehaceres domésticos y en la familia, dejando muy poco tiempo para hobbies. 

Algunos me podrán decir, que si a una persona le gusta leer, entonces sacará tiempo de cualquier parte para hacerlo. Pero estamos hablando de personas que están tanteando el terreno, que están averiguando si la lectura es algo que les gusta de verdad. Entonces, lo primero que tienen que hacer, es incorporar a su rutina pequeños momentos de lectura, y a partir de ellos, determinar si realmente la lectura mejora sus vidas.

La clásica recomendación para incorporar la lectura a la rutina, es la de encontrar nuestro mejor momento del día para leer y trazar un horario de lectura. Lo que implica establecer un régimen regular. Para esto, se recomienda elegir un lugar adecuado y constante, es decir, lejos de elementos perturbadores y siempre en un mismo lugar. Lo que implica, además, comodidad y buena iluminación.

No me parece un mala forma de intentar mejorar los hábitos de lectura. Pero creo que, la imposición y la preparación, solo implica que sea una tarea más en el día. Eso desmotiva a cualquiera.

Por eso yo sugiero "pequeños momentos de lectura". Quiero que la lectura sea algo tan casual y aleatorio, como mirar las redes sociales en tu teléfono o prender la TV. Que sea un acto sin premeditación, sin una planificación; completamente espontáneo.
¿Cuál es mi consejo para insertar la lectura en tú vida? Lleva un libro contigo a todas partes, llévalo junto con tu teléfono, no importa que no lo leas en todo el día, pero llévalo contigo. Cuando te acostumbres, en el algún momento te dará curiosidad y comenzarás las primeras páginas. No necesitas más de cinco o seis minutos para ir avanzando, y lo harás cuando tú quieras, especialmente en esos momentos clave del día en que desperdiciamos el tiempo sin darnos cuenta: En las filas de los bancos, en los viajes del transporte público, en el baño, en la consulta del médico, en horas de colación, etc. Incluso hay momentos en que llegamos a la casa y prendemos la TV, y luego de que vemos el programa o serie, nos quedamos mirándola sin hacer nada, sin ni siquiera entender lo que pasa en la pantalla, en ese momento, apágala o quítale el sonido y lee cinco minutos, o dos páginas. Esa sumatoria de pequeños momentos, azarosos, sin premeditación, lentamente te irán preparando para descubrir si la lectura es lo tuyo o no.

Hace unos días atrás en twitter, escribí el siguiente tweet:

lectura

¿A qué me refería con el tweet? Que leer no sea una obligación. Quitar completamente la palabra "presión" del acto de leer. ¿Prendemos la TV por obligación? No. ¿Abrimos un libro por obligación? Tampoco. Eso es lo que quiero. Muchos, como siempre, se molestaron, y no entendían cómo pretendía crear el hábito de lectura si sugería que no se terminarán el libro. ¿Se dan cuenta de lo que les pasa a esas personas? Están completamente condicionadas por el sistema educativo. En donde, si abres un libro, debes terminarlo sí o sí. Si no lo lees completo reprobarás el examen, porque no conocerás todo el contenido. ¡Alto! No estamos leyendo para un examen, es por diversión. Yo puedo abrir un libro y reírme a carcajadas con las dos primeras páginas, luego, el resto puede que no me guste y lo dejo. Punto. ¿Por qué debo terminarlo? Hay que disfrutar el proceso, esos momentos en que uno es feliz leyendo y no autoimponerse la tortura de terminar un libro que no te gusta. Cuando un libro gusta, se termina solo.

Así como cambias de canales en la TV, puedes cambiar a otro libro, o incluso retomar más tarde o años después el que dejaste porque en un momento de tu vida no conectó contigo. Por eso, siempre lleva tu libro a todas partes, si no te gusta, cambiálo por otro, se lee por diversión y espontáneamente, no hay reglas. No busques tiempo para leer, lo encontrarás sin darte cuenta. Leer es divertido. 

Ricardo Carrión
Administrador del blog

viernes, 16 de junio de 2017

Reseña Nº 162: La patrulla del tiempo

La patrulla del tiempo 


elige-un-libro
Poul Anderson
Ediciones B
Nova
723 páginas


La patrulla del tiempo es una serie de relatos y novelas cortas del premiado autor Nebula y Hugo, Poul Anderson. Este conjunto de historias giran en torno a un típico cliché de la ciencia ficción: El viaje en el tiempo.
Hay todo un desarrollo del hombre que comienza en la historia antigua y se proyecta hacia tiempos inimaginables. La evolución del ser humano parece tener su fin en unas criaturas llamadas "Danelianos", cuya forma y aspecto no son definibles. No son buenos ni malos, tienen una suerte de equilibrio perfecto de emociones. Solo les preocupa una cosa: no dejar de existir. 

El viaje en el tiempo ya se había desarrollado cuando los Danelianos comenzaron a existir. Sus antepasados jugaron a cambiar la historia constantemente viajando al pasado, alterando el futuro. En una de esas alteraciones, el resultado fue que el ser humanos evolucionaría en un Daneliano. En cuanto estás criaturas tomaron conciencia de que con cualquier otro cambio desaparecerían, decidieron crear "La patrulla del tiempo", para evitar que el ser humano siguiera viajando irresponsablemente al pasado, poniendo en peligro su existencia. No prohibieron los viajes, solamente se preocuparon de regularlos. 

A eso se dedican los patrulleros temporales, a rectificar interferencias extratemporales en el tiempo. Para constituir la patrulla, reclutan preferentemente a hombres y mujeres con algún pasado militar o con conocimientos específicos sobre una materia. Los escogen a lo largo del tiempo, son todos de diferentes épocas.
Luego de un entrenamiento para convertirlos en patrulleros, los devuelven a su época natal, y desde ahí saltaran en el tiempo de acuerdo a la misión que les encomienden, utilizando una especie de motocicleta temporal (cronociclo).
Manse Everard es un patrullero del tiempo, la historia de su inclusión y entrenamiento en dicha patrulla, se cuenta en el primer relato de este tomo. El cual fue publicado en el año 1955.

La idea de los patrulleros del tiempo no es nueva. Cuando aparecía el primer relato de este libro en 1955, también, en el mismo año, se publicaba "El fin de la eternidad" de Isaac Asimov. Novela que utiliza también una especie de patrulleros del tiempo. Mientras Asimov apuesta por una novela con un nudo interesante que impulsa la trama, Anderson apuesta al relato corto y al detalle histórico.

Lo interesante en este libro, sería indagar más en la patrulla del tiempo como institución, pero Anderson se limita a utilizarla solo como un esquema repetitivo. En cada relato utiliza el mismo sistema: una misión para Everard, y una introducción a un nuevo período histórico. No hay novedad ni sorpresa. La genial idea de la patrulla del tiempo, está subyugada a ser solamente un transporte para llevar al personaje principal al terreno que maneja el autor: el detalle histórico.

La trama de los relatos y novelas cortas se construye en base a una visión novedosa de un hecho o período histórico. Luego de que los personajes son transportados a ese lugar, todo lo que tenga que ver con la idea de la patrulla queda de lado, en un segundo plano, y sumerge a los personajes en el ambiente social, político y religioso de la época. Convirtiendo un relato de ciencia ficción, en uno histórico. Lo cual, podría resultar muy interesante debido a lo bien que el autor ambienta la época, y al tono detectivesco que toma la historia cuando se inicia la búsqueda de la interferencia temporal. Pero eso iría bien para una novela extensa, no para relatos cortos.

¿Qué es lo principal en este tipo de historias? La intensidad. Y la pierde desde las primeras líneas. No nos ataca directamente con frases que nos impacten. Lo primero que hace es montar una escena en donde le encomienda una misión al protagonista, algo que se hace monótono a lo largo del libro. Luego del rutinario desplazamiento temporal, se dedica a insertarnos en el período de tiempo escogido, y lo va desarrollando paralelamente con la búsqueda de la interferencia temporal por parte del protagonista. Incorporando ideas y situaciones intermedias que terminan por dilapidar toda la intensidad que debería tener.

¿Otro elemento fundamental? La tensión. Ese entramado que teje el autor para acercarnos lentamente a lo que nos quiere decir, para envolvernos poco a poco; tampoco es logrado. Debido a las constantes interrupciones descriptivas y la reiteración de paradojas temporales. Desconecta al lector de la atmósfera que va creando.
En un relato o novela corta, no debe ambientar tanto, no debe acumular datos que no aportan a la trama, debe ir al grano, agilizar la narración, dejar que el lector de por supuestas algunas cosas. Debe ponerle límites, presionar su desenlace, para que la estrategia aflore y sorprenda. Pero el autor no lo hace, ya que su sello personal, es el conocimiento detallado de las épocas y, a partir de ellos, construye el relato.
Lo que más elogian de este libro, es lo que destruye la intensidad y la tensión de los relatos, convirtiéndolos en narraciones planas y desabridas. No son buenas historias, no van más allá de la anécdota histórica que nos quieren contar.

Tampoco fue muy afortunada la idea de la editorial, de colocar todos estos relatos juntos. No tienen un nudo general que impulse una trama, y varían en calidad. Contienen reiteraciones en el esquema del viaje temporal que aburren. Avanzas y no hay sorpresas, solo cambios de escenarios. No es recomendable leerlos de forma continua, porque cansan. ¿Cuál es la idea de agrupar estos relatos? ¿Aburrir al lector? Lo han conseguido.

Muchas gracias a Ediciones B Chile por el ejemplar

Ricardo Carrión
Administrador del blog



lunes, 12 de junio de 2017

Reseña Nº 161: Orbe dividido

Orbe Dividido

elige-un-libro
Michel Deb 
Aurea Ediciones
184 páginas
Ciencia ficción


Dos jóvenes hermanos chilenos, habitantes de la verde ciudad de Valdivia, ubicada en la zona sur del país, están a punto de iniciar una gran aventura. Ellos, ya se encuentran insertados en el mundo laboral, y han dejado la casa de sus padres, lo que provoca que ya no se vean tan a menudo. Por esa razón, deciden acampar por unos días en un bosque típico de su ciudad, para recordar los tiempos de su niñez, lo que les trae a la memoria inevitablemente la enigmática desaparición de su abuelo y lo mucho que lo extrañan.

"Es extraño que la persona que más me entendía en este mundo no era mi madre, sino el abuelo, siempre tenía la palabra justa en el mejor momento". Pág. 12.

En medio de los recuerdos, la soledad y la naturaleza, un extraño objeto cae del cielo. Desde ese momento comienzan a vivir sucesos completamente fantásticos. La extraña desaparición de Nehuén, el hermano menor, provoca que Aukán, el mayor, tome un riesgo inesperado, y decida confiar en un  misterioso personaje, que lo ayudará a seguir la pista de su hermano, más allá de la estrellas.

"Si alguna vez pensé siendo niños en vivir una aventura con peligros y todo eso, esta era la ocasión, aunque preferiría que no estuvieran en juego nuestras vidas". Pág. 25.

Mientras Aukán se embarca en este viaje por el espacio, siguiendo la pista de Nehuén, va conociendo nuevas realidades que lo dejarán asombrado. Esto lo hará comprender que la civilización humana no estaba tan sola en el universo como él creía.
Por otro lado, Nehuén deberá hacer todo lo posible por adaptarse y sobrevivir a las condiciones que lo someten sus captores.

Comienzan así, para los dos hermanos, caminos diferentes, a través de los cuales intentarán volver a encontrarse. Durante el transcurso, vivirán diversas experiencias que los hará cambiar mucho. Descubrirán cosas de su pasado que desconocían completamente, incluyendo su relación con un legendario y poderoso artefacto que altera el tiempo y moldea el espacio: El orbe.

"El orbe había sido creado, y con voluntad propia acabó con los enemigos de todo lo bueno, exiliándolos a lugares de los que nunca podrían volver". Pág. 48

Además, al exponerse a situaciones límite, sacará a relucir su verdadero yo. Batallas espaciales, enfrentamientos cuerpo a cuerpo, y el contacto con nuevas civilizaciones, terminarán por convertir a Aukán y Nehuén en osados cabecillas interplanetarios. Su reencuentro no solo terminará con la búsqueda que iniciaron, sino que decidirá el destino de este universo.

"Había cambiado, para bien o para mal, todo había cambiado". Pág 85.

Es un cambio realmente sorprendente. Estos dos hermanos, simples jóvenes chilenos, con vidas normales, pasan de nuestra civilización con su rudimentaria tecnología, a conocer otras con avances tecnológicos realmente fantásticos. Desde un comienzo, es esa tecnología la que da el primer impulso para que la historia inicie. Esa curiosidad por lo desconocido, por lo novedoso, es aprovechada por el autor, para dar el vamos a esta entretenida historia que parece no tener respiro.

Hay un vínculo muy importante entre los hermanos, un equilibrio. Este aspecto es clave, porque al separarlos, provoca que toda la historia se pueda desarrollar. Todo lo que pasa, es producto del intento de recuperar ese equilibrio. En un principio, es la razón principal, es lo que mueve a los personajes en los primeros capítulos. Pero luego, a medida que los protagonistas ganan experiencia y comienzan a redescubrirse, surgen nuevas motivaciones, para refrescar la historia y darle nuevos impulsos. Evita así, que se desgaste ese motivo principal, lo hace pasar a segundo plano, pero no lo abandona, siempre está latente a lo largo de todo el relato.

La historia está diseñada para entretener, en todo momento hay acción. Tiene muchos elementos. Tantos, que se da el lujo de dar varios giros interesantes, y lo hace en los momentos oportunos, están muy bien insertados en el relato. No es un libro que lleve a los personajes por la senda de la introspección. Sí, hay evolución, pero se basa en las acciones y las desiciones que deben afrontar. Cada reto, cada problema que deben resolver, los hace cambiar, y nos permite conocerlos en profundidad. En un comienzo, me encantó la historia, ya que nos muestra, cómo estos hermanos se van adaptando a las nuevas tecnologías y conocimientos que van adquiriendo. Me identifiqué con los personajes, en un momento uno de ellos recibe un arma extraterrestre, completamente desconocida, y lo primero que me pregunté era ¿dónde está el gatillo?, cosa que el protagonista pregunta líneas después.
Esa sensación de descubrimiento se cumple muy bien en las primeras páginas. Pero construir una historia sin relleno, porque no lo tiene, es realmente complicado. A veces, algunas escenas no tienen suficiente desarrollo, hay una línea muy delgada entre lograr una buena o mala transición. Sentí que algunos cambios fueron muy bruscos, incluso pasaban extensos períodos de tiempo, y yo como lector no sentí que transcurrieran. Todavía sentía que los personajes estaban en proceso de adaptación cuando de pronto ya eran grandes conocedores de la tecnología y se sentían cómodos en este nuevo ambiente. Lo mismo me pasó con algunas escenas de amor que me parecieron demasiado precipitadas, lo que muchos llaman "instalove" o amor instantáneo. Y no es un problema de desarrollo psicológico, creo que el autor equivocó un poco las posiciones de las escenas o debió incluir unas cuantas más. En un libro tan dinámico como éste, me hubiera resultado mucho más creíble una historia amorosa ya consolidada desde el inicio, y no desarrollarla durante el relato. Muchos se preguntarán entonces, ¿para qué incluir una historia de amor? La respuesta es simple, porque es necesaria. A partir de ella, pone a uno de los personajes principales en una situación límite, para que muestre su verdad interior. Es necesaria, no se puede sacar, es parte importante en el esquema, en este libro no hay nada que sobre.

Es la primera novela del autor, él tiene una basta producción de cuentos, y se nota su destreza con ellos. Utiliza muchas técnicas del cuento en la novela, de hecho, lo que les contaba de las transiciones rápidas es muy propio del cuento, como también el nulo relleno que hay en la historia. El autor está inconscientemente acostumbrado a no pasar ciertos límites, no cae en las decoraciones innecesarias, ni en el embellecimiento de la palabra, él va al grano. Es un cuentista que nos entrega una novela con todas las virtudes del cuento, sin caer en los vicios del novelista. Así que, dejando de lado los cambios bruscos que les mencionaba, la historia es muy buena. Es intensa y siempre está pasando algo interesante.

El tema del equilibrio, es la base de la historia. Los hermanos se buscan, porque juntos alcanzan un equilibrio. Dentro de cada uno, también buscan un equilibro, están constantemente sometidos a situaciones que rompe su calma interior. Su desarrollo durante la historia busca justamente que aprendan a no dejarse llevar por impulsos. A nivel macro, también el equilibro es el que marca la pauta. Cuando se rompe, se producen guerras y muertes. En ese punto, aparece este artefacto fantástico que lo llaman "El Orbe", que con su poder logra restaurar la paz, "el equilibrio". Y, cuando  el tiempo pasa y todo vuelve a descontrolarse, su aparición es inevitable. Las mismas razas extraterrestres aprenden que vivir en equilibrio con la naturaleza es la clave de la subsistencia, lo que es claramente un mensaje muy contingente a nuestro tiempo.

La historia es narrada alternando capítulos con una narración en primera y otra en tercera persona. Hay mucho diálogo y geniales escenas de acción muy bien descritas. Tiene nueve capítulos y un epílogo que se hacen bastante cortos. La ambientación es muy buena, el autor tiene mucha imaginación. A pesar de que he leído bastante ciencia ficción, me pareció muy novedoso muchas de las razas extraterrestres, su civilización e implementos. Un claro ejemplo, es la primera ciudad que visita Aukán en su viaje por el espacio, ilustrada de forma magnífica en la portada. Lamentablemente no se detiene mucho en los diversos escenarios, porque la narración es muy fluida y se pasa muy rápido de una escena a otra.

Muchas historias de ciencia ficción se resguardan en una sola gran idea central, y lo demás es solo un adorno. El resultado es una historia bastante débil. Acá Michel, tiene una genial idea central: El orbe. Pero todo lo que la rodea, es muy interesante, son subtramas geniales, que potencian la historia constantemente, la amplían y permiten que crezca y se haga más interesante.

La primera edición del libro me gustó mucho. Eso sí, tiene algunos pequeños errores, como por ejemplo, un cambio en el tipo de narrador. En unos capítulos está narrando en primera persona y de pronto aparece una frase o línea narrada en tercera persona (Págs. 63, 73, 84). Son pequeños detalles que se ajustarán en una próxima edición. Además, trae un código QR para descargar un canción relacionada con la historia del libro. Me pareció una excelente fórmula para complementar la tecnología, la lectura y la música.

No me queda nada más que invitarlos a leer este libro. A apoyar la ciencia ficción chilena. Porque estoy seguro querrán leer más del autor, ya que la historia da para un segundo libro. Tiene un buen cierre argumental, que me dejó bastante satisfecho, pero deja una nueva incógnita que deparará nuevos desafíos para los personajes. Siempre hay una verdad oculta que tarde o temprano sale a relucir.

"La historia tiende a repetirse con demasiada frecuencia, la verdad siempre queda sepultada bajo el peso de los ciclos, el tiempo es el peor enemigo de cualquier civilización". Pág. 177.

Muchas gracias al autor por el envío del ejemplar.

Si quieren conocer más del autor y su libro les dejo su página web


viernes, 9 de junio de 2017

¿En qué orden leer a Asimov?

Guía de lectura: Orden para leer las novelas de ciencia ficción de Asimov


El título que tiene esta entrada es un poco generalizado, lo he puesto así, debido a que Asimov es mundialmente conocido por sus novelas de Ciencia ficción, pero su obra es muy basta, donde incluye divulgación histórica y científica. En esta entrada, me centraré solamente en sus novelas de ciencia ficción. Mucho se habla sobre el orden de lectura de éstas. Hay una razón para eso. Si leen a Asimov de forma cronológica, se perderán la continuidad de su relato, ya que va uniendo diferentes sagas o series que están constituidas por libros escritos en tiempos cronológicamente diferentes. Su universo tiene una línea temporal continua de unos cuantos miles de años, y Asimov la completó armando el rompecabezas en los años cincuenta, ochenta y noventa, vale decir, una saga o serie puede contener libros escritos en todos esos años. La línea temporal de sus historias, de su universo, no se corresponde con el orden cronológico de las publicaciones de sus libros. 

Pero el universo de Asimov no está solo constituido por novelas, muchos resquicios o partes, están compuestas por relatos que fue escribiendo de forma separada. Cuando los expertos en el autor recomiendan un orden para leer su universo, siempre incorporan diversos relatos. Yo no soy un experto en Asimov, he leído muchas de sus novelas, no así de sus relatos, pero siguen siendo las novelas las que marcan los principales hitos de su universo, son la estructura principal. Así que, conformé esta guía solo en base a sus novelas, para que los lectores que tengan curiosidad de comenzar a leerlo sepan por donde empezar y puedan orientarse en el mar de sus escritos. 

Una de las excepciones que incorporo en esta lista es Yo, robot. No es una novela, es una recopilación de relatos. Muchos lo colocan como el primer libro que se debe leer de Asimov, lo cierto es que cuenta el inicio de la robótica en la humanidad, los primeros modelos de robot y su origen. Pero no me parece un libro fundamental para iniciar en el universo de Asimov. Si no te gustan los cuentos, puedes dejarlo pasar e ir directamente a la primera novela de esta lista, en la cual, el autor explica lo necesario para entender el funcionamiento de su universo, sin la necesidad de leer Yo, robot. Pero de todas formas lo dejo como opción. 

Hay tres grandes sagas o series en donde se desarrolla el grueso del universo creado por Asimov: Saga de los Robots, Saga del imperio galáctico y la Saga de la Fundación. 
A continuación dejaré una imagen de la portada de cada uno de los libros (obtenidas de goodreads) que componen las diversas sagas, con sus respectivas fechas de publicación, para que puedan apreciar la variabilidad temporal que hay en sus ediciones. Y, el por qué no recomiendo leer a Asimov de forma cronológica. Mi consejo es que lo lean en el siguiente orden:


Saga de los Robots


1.- Yo, robot. (1950)

Ciclo Detectivesco 


2.- Las bóvedas de acero (1954)

3.- El sol desnudo (1957)

4.- Los Robots del amanecer (1983)


5.- Robots e Imperio (1985)


Saga del Imperio Galáctico



6.- En la arena estelar (1951)

7.- Las corrientes del espacio (1952)

8.- Un guijarro en el cielo (1950)

Saga de la Fundación


9.- Preludio a la fundación (1988)

10.- Hacia la fundación (1993)

11.- Fundación (1951)

12.- Fundación e imperio (1952)

13.- Segunda fundación (1953)

14.- Los límites de la fundación (1982)

15.- Fundación y tierra (1986)


Si no te interesa leer todos los libros y solo quieres disfrutar de una parte del universo del autor, entonces te recomiendo dos opciones. La primera es la más conocida de todas, el Ciclo de Trántor, constituido por la trilogía: Fundación (1951), Fundación e imperio (1952) y Segunda fundación (1953). Tiene la característica de que se puede leer independiente. También, si no te gusta la ciencia ficción a secas, puedes leer el ciclo detectivesco, una mezcla entre ciencia ficción y novela policial. Tiene asesinatos y casos por resolver. La trilogía esta compuesta por: Las bóvedas de acero (1954), El sol desnudo (1957) y los robots del amanecer (1983). Esta trilogía es la que más recomiendo, ya que, si tienes ganas de seguir con las demás sagas, quedas con buen pie, ya que es el inicio de todo, donde conocerás a personajes fundamentales del universo de Asimov, como el policía Elijah Baley y su curioso compañero R. Daneel Olivaw. 

Si quieres leer solo uno de sus libros para probar su prosa, te puede interesar uno completamente independiente como El fin de la eternidad. La reseña de este libro se encuentra disponible en este blog.

Si lo tuyo no son las novelas y sí los relatos, te puede interesar Yo, robot y El Robot completo. Dos recopilaciones geniales de lo relatos de Asimov. 

Personalmente me encanta este autor, tiene una prosa muy amigable con el lector, incluye muchos diálogos en sus historias, lo que agiliza mucho el ritmo narrativo, y realmente sabe enganchar. Lo recomiendo totalmente. Si te interesa, te dejo una reseña de una de sus novelas: Las bóvedas de acero

Espero se entusiasmen y lean a este prolífico autor de Ciencia ficción.

Ricardo Carrión.
Administrador del blog



lunes, 5 de junio de 2017

Reseña Nº 160: Rayuela

Rayuela (1963)


Julio Cortázar (1914-1984)
600 Páginas
Alfaguara.

"La Rayuela se juega con una piedrita que hay que empujar con la punta del zapato. Ingredientes: una acera, una piedrita, un zapato y un bello dibujo con tiza, preferentemente de colores. En lo alto está el cielo, abajo está la tierra, es muy difícil llegar con la piedrita al Cielo, casi siempre se calcula mal y la piedra sale del dibujo". Cap. 36.

Sería una locura si pretendo escribir una reseña de Rayuela de la manera tradicional. Así que, haré una reseña experimental. Será muy informal, porque como lo he dicho en varias ocasiones, Rayuela es un libro para sentirlo y no para entenderlo. Cortázar quería eso, lectores que odiaran y amaran su libro al mismo tiempo, con esa dualidad tan característica del ser humano, la cual saca a través de sus acertijos y juegos intelectuales, haciéndonos saltar de capítulo en capítulo hasta tocar el Cielo. Odiar un capítulo de Rayuela por sus altas dosis de intelectualidad y líneas de pensamiento profundo, y al mismo tiempo amar ese amor que florece en la vida decadente y gris de los protagonistas; crear una polémica en ausencia, como decía Cortázar. Tirar el libro por la ventana e ir a recogerlo al instante, para ver el siguiente movimiento de la disparatada realidad de la Maga y Horacio; eso es Rayuela, una negación de la realidad cotidiana, a través de la admisión de otras realidades.

¿Por qué escribo? No tengo ideas claras, ni siquiera tengo ideas. Hay jirones, impulsos, bloques, y todo busca una forma, entonces entra en juego el ritmo y yo escribo dentro de ese ritmo, escribo por él, movido por él y no por eso que llaman el pensamiento y que hace la prosa, literaria u otra". Cap. 82. 

¿Quiénes son la Maga y Horacio? Ellos son los protagonistas del libro. Cortázar nos cuenta la historia de sus encuentros y desencuentros. Todo inicia en París. Allí, con una situación económica bastante precaria, el autor nos cuenta pequeños extractos o momentos de su relación, la cual involucra también a sus amigos, con los cuales conforman el Club de la Serpiente. Se pasan los días en sus piezas húmedas y frías, que dan una sensación de hacinamiento, y cuando no están bebiendo alcohol, cebando mate y filosofando sobre la vida, se pasean por las calles de un París itinerante.
La visión del mundo, de los protagonistas es muy curiosa, minimizan los grandes problemas, y agrandan las cosas simples, los detalles. Se preocupan por elementos que encuentran tirados por ahí, como un paraguas o una piedra; ven la belleza en lo particular.
Horacio es argentino, la Maga, cuyo nombre es Lucía, es uruguaya. Son muy diferentes, Horacio es culto, una especie de filósofo, un estudioso de los libros, capaz de citar sus autores favoritos cada vez que se le da la oportunidad. La Maga es todo lo contrario, ella no tiene los estudios de Horacio, viene de una vida mucho más difícil, tiene un pequeño hijo que llama Rocamadour. Ella es instintiva, no sabe tanto como lo que entiende, tiene una cualidad excepcional para conectar con el mundo. Mientras Horacio busca las respuestas por medio de pensamientos analíticos, la Maga conoce todas las respuestas de forma natural. Estas características los desencuentra constantemente, mientras Horacio sigue los senderos de la razón para descifrar lo que siente, la Maga no necesita de esos caminos, pero se amarga por no conocerlos; ella quiere saber, se siente ignorante frente a Horacio y los amigos del Club, siendo que ella es superior a todos ellos, pero no lo sabe.

"Creía que el estudio, ese famoso estudio le daría inteligencia. Confundía saber con entender. La pobre entendía tan bien muchas cosas que ignorábamos a fuerza de saberlas". Pág. 569. Cap. 142. 

"A la Maga le hubiera pasado lo mismo, era incapaz de perseverar, no tiene el menor sentido de las distancias, el tiempo se le hace trizas en las manos, anda a tropezones con el mundo. Gracias a lo cual, te lo digo de paso, es absolutamente perfecta en su manera de denunciar la falsa perfección de los demás". Pág. 342. Cap. 54.


Estos dos personajes, nos llevan a pensar en el equilibrio, cuando lo encuentran, pueden conectar y avanzar en la vida, en el libro, en el juego, sin caerse a los lados, avanzan casilla a casilla en la Rayuela; mantener el equilibrio en el caos es la clave, la llave para jugar junto a Cortázar.

¿La estructura? Dinámica y hermosa: Una Rayuela. Ese clásico juego infantil, en donde impulsas una piedra para saltar de casilla en casilla en un pie, para avanzar del 1 al 10, de la Tierra al Cielo; no te vayas a caer, mantén el equilibrio. Cortázar ideó este libro para cambiar la actitud pasiva del lector y volverlo participativo. Lo hace saltar en la Rayuela, del capítulo número 1 al 155. Pero el autor también salta, al igual que los personajes: están todos jugando. La Maga y Horacio intentan mantener el equilibrio, y el lector también, entre lo poético e intelectual del libro, entre el el amor y el odio que te pueda provocar. Mantén el equilibrio y avanza. Es la una de las formas de leer Rayuela.

"...un día se aprende a salir de la Tierra y remontar la piedrita hasta el Cielo, hasta entrar en el Cielo, lo malo es que justamente a esa altura, cuando casi nadie ha aprendido a remontar la piedrita hasta el Cielo, se acaba de golpe la infancia y se cae en las novelas, en la angustia al divino cohete, en la especulación de otro Cielo al que también hay que aprender a llegar. Y porque se ha salido de la infancia se olvida que para llegar al Cielo, se necesitan, como ingredientes, una piedrita y la punta de un zapato". Cap. 36. 

¿La trama? Pasa a un segundo plano, casi no existe; es un seguimiento de personajes ¿Qué mueve a los personajes? La vida. Como les decía, intentan mantener el equilibrio, mientras viven su historia de amor, pero la vida es caprichosa y los hace perder una partida, pierden el equilibrio y la piedra cae fuera de la casilla, suceso que provoca el inicio de la segunda parte del libro, donde Horacio regresa a Buenos Aires, y se reencuentra con unos antiguos amigos. En esta parte del libro, nos sumergimos en el aire cálido y porteño bonaerense, que contrasta con la fría lluvia parisina. En esa sección de la historia, es Horacio el que debe terminar de seguir su camino, debe terminar su viaje interior y exterior, donde tarde o temprano entenderá, lo que la Maga ya sabía desde mucho antes.

"Hay ríos metafísicos, ella los nada como esa golondrina que está nadando en el aire, girando alucinada en torno al campanario, dejándose caer para levantarse mejor con el impulso. Yo describo y defino y deseo esos ríos, ella los nada. Yo los busco, los encuentro, los miro desde el puente, ella los nada. Y no lo sabe, igualita a la golondrina. No necesita saber como yo, puede vivir en el desorden sin que ninguna conciencia de orden la retenga. Ese desorden que es su orden misterioso, esa bohemia del cuerpo y el alma que le abre de par en par las verdaderas puertas. Su vida no es desorden más que para mí, enterrado en prejuicios que desprecio y respeto al mismo tiempo. Yo , condenado a ser absuelto irremediablemente por la Maga que me juzga sin saberlo. Ah, déjame entrar, déjame ver algún día como ven tus ojos". Pág. 112. Cap. 21.

¿La narración? Aparte de la fantástica estructura, la narración es otro detalle que me encantó del libro. No es que el libro tenga pasajes abrumadores, casi imposibles de entender, por capricho del autor, al contrario, es parte fundamental de la narración, donde predominan las fuerzas contrapuestas. Sin esas tediosas conversaciones del Club de la Serpiente, la parte poética del libro no resaltaría tanto como lo hace, lo mismo pasa con los hechos que ocurren dentro de Oliveira como fuera de él. Lo absurdo y lo real se contraponen, apoyado por lo fantástico y lo irreal. Todo esto está hecho para descolocar al lector, que no se sienta cómodo en ningún momento. Para eso, también juega intencionalmente con todas la técnicas literarias, manipulando diálogos, finales de capítulos, aislando una parte de la trama, alterando el orden de los capítulos. Está constantemente despertando al lector, obligándolo a participar, lo mantiene siempre atento. El lector, por su costumbre a leer novelas tradicionales, espera ese momento de calma y relajo en donde ve pasar la historia por sus ojos mientras reposa cómodamente en su sofá. Y, cuando parece que la calma llega, de pronto viene ese cambio brusco y antinatural, lleno de caos, que lo obliga a inclinarse hacia adelante y a leer y releer esas líneas incomprensibles. Un claro ejemplo es el capítulo 34, donde esconde una historia dentro de la otra, capítulo que solo puede comprenderse si lees saltándote una línea. Una maravilla.

Si vas a leer Rayuela, olvida todas tus experiencias de lector de novelas. Olvida la continuidad y la comodidad; olvida también esa necesidad de que el libro te dé lo que estás buscando, tendrás que buscar tú mismo; más bien, tendrás que buscarte a ti mismo dentro del libro. Deja atrás esa idea de entender el libro hasta sus últimos detalles, porque no está hecho para eso, no pretendas disfrutar el todo. Quédate con los instantes, con los pequeños fragmentos de luz poética que trae el libro, déjate deslumbrar por el amor en medio de la miseria, por la lluvia y las ropas húmedas. Porque dentro de las incoherencias y el estilo del autor, se halla disfrazado un camino hacia lo simple, como verdad fundamental para entender la vida en medio del caos. Instantes, fragmentos de ellos, llueven sobre nosotros cuando leemos Rayuela.

"Pero no se podía hacer otra cosa que mirar a la Maga tan hermosa al borde de la Rayuela, y desear que impulsara el tejo de una casilla a otra, de la Tierra al Cielo. Cap. 56. 

Para conocer las distintas formas de leer Rayuela, te recomiendo leer esta entrada: ¿En qué orden leer Rayuela?

Ricardo Carrión
Administrador del Blog